viernes, 22 de septiembre de 2017

Tu cuerpo

En tus ojos puedo perderme,
naufragar por los océanos más extensos,
nadar aun que no sepa,
respirar debajo del agua.

En tus bocas puedo quedarme
inmensas horas
y descubrir el sabor de la manzana prohibida.
Salir del paraíso.

En tu barba puedo experimentar
nuevas sensaciones,
de esas que rechazaba
hasta tenerte.

En tu pecho puedo dormir
y tener los mejores sueños,
sonreír dormida,
alejar las pesadillas.

En tu miembro puedo saborear la menta,
jugar con la crema,
hacer helado,
relamerme satisfecha.