miércoles, 16 de agosto de 2017

Llueve

Llueve, y presiento que estas con ella.
Llueve, y recuerdo todo lo que fuimos.

Recuerdo la forma en la que me hacías sentir,
las sonrisas iluminando mi rostro,
la piel erizada del orgasmo,
los sueños a flor de piel.

Llueve, y me pregunto “¿Por qué me escape?”
Fui tan tonta, estuve tan perdida que decidí correr,
y ahora es tarde, tan tarde para recuperarte.

Recuerdo la crisis de no saber que hacer,
el intento por reconstruir una relación
cuando en realidad yo estaba rota
y necesitaba sanarme.
No fue tu culpa,
simplemente no lo vi.

Llueve, y tengo a la realidad frente a mi,
me hace “tic tac, tu tiempo ya pasó”.
Me quiere obligar a cerrar esta historia,
pero aún la siento presente,
no puedo asimilar la idea
de que en mi vida ya no estás.